Arreglo sistema de riego.

 

Durante la semana pasada, estuvimos intentando descifrar el por qué de la falta de presión en dos fases de riego en este chalet de El Álamo. Los otros 6 sectores funcionaban perfectamente pero estos dos, no levantaban como deberían y empezaba a haber zonas amarilleando en el césped.

Es un mantenimiento de reciente adjudicación, por eso no teníamos muy claro cómo estaban hechas las cosas.

Tras buscar y buscar posibles problemas (llave de algo cerrada, roturas, obstrucciones,…), decidimos atacar el problema de frente, descubrir las tuberías y ver qué estaba pasando.

Abrimos el jardín siguiendo las tuberías de riego de los sectores que no regaban correctamente y se descubrió el problema: un diseño de la instalación mal calculado. El instalador había preferido lanzar una tubería principal del sector que atravesara la zona a regar y desde allí, sacar latiguillos a cada difusor (tramos de más de 4m).

La solución: hacer un circuito cerrado de tubería de distribución del sector y latiguillos a difusores, pero en este caso, en tramos de menos de 1m. Eso y sustituir algunas boquillas por otras de menor consumo, resolvieron el problema.

 

Instalar un sistema de riego es muy sencillo, lo hace cualquiera. Lo complicado es calcularlo, que sólo lo saben hacer los profesionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *